¡Cas Or en Facebook!

¡Cas Or en Twitter!

limpiar plata

¿Cómo limpiar la plata con bicarbonato?La limpieza de nuestras joyas de oro es uno de los aspectos que más nos trae de cabeza, sobre todo porque son muchos los métodos agresivos tanto por su contacto como para la propia pieza. Por suerte, existen otros métodos igual de efectivos utilizando sólo productos que encontramos en casa. 

  1. Disolvemos en agua caliente bicarbonato sódico y se introduce en su interior un trozo de aluminio, bien un trozo de papel de aluminio o una bandeja.

Como Limpiar plata fácilSi estás pensando en ponerte tus joyas de plata o colocar la cubertería en la mesa de esta próxima Nochevieja o quizá, quieres que estén tan nuevas como el primer día porque quieres que estén relucientes para que te den dinero por tus joyas de plata en Castelldefels Oro, entonces sólo tienes que aplicar algunos de los trucos caseros que te damos a continuación. 

Recuperar el brillo de tus joyas de plata no es caro ni costoso, puedes hacer uso de materiales y productos que tenemos en casa, productos caseros que pueden tener una doble función, en este caso el de devolver la vida a esas joyas de plata que el desuso ha dejado sin brillo y color.

Estos son los trucos caseros y muy fáciles que te hemos preparado:

  • Limpia tu cubertería de plata forrando con papel de aluminio una cacerola recipiente resistente al calor. Coloca agua caliente en él, y añade sal hasta que se disuelve. Sumerge en la cacerola con esta solución en sal tus joyas de plata y también tu cubertería. Deja actuar un buen rato la mezcla y, después de una hora, retíralas y sécalas con un paño suave de algodón para no rallar las piezas de plata.
  • Recuerda que si no tienes papel de aluminio en casa, también puede ser muy efectivo sumergir las propias joyas o cubertería de plata dentro de agua caliente con detergente para ropa, tal y como explicábamos en un artículo anterior. Después sólo tendrás que secar bien con un trapo suave. No utilices productos químicos que podrán dañar el metal.
  • Otro producto que también funciona, sorprendentemente bien son las pastillas efervescente antiácido, que solemos utilizar cuando tenemos acidez en el estómago. Coloca un sobre o dos pastillas en agua y sumerge las joyas o cubertería de plata durante unos veinte minutos. La efervescencia actuará para dejarlas limpias y relucientes. Luego sólo tendrás que enjuagar y secar bien.

Aunque lo queramos evitar, el paso del tiempo hace su presencia para todos, incluso para nuestras joyas. Las joyas de oro también van perdiendo su brillo y empiezan a tomar un color oxidado. Te damos algunos trucos para evitar estas antiestéticas manchas.

Como limpiar nuestras joyas de oro y plataAlgunos trucos caseros son mucho más efectivos que el empleo de cualquier producto químico que pueda ser agresivo para el metal de nuestras joyas preferidas. Por ejemplo, para recuperar el brillo de nuestras joyas de oro, provocado por su desuso y el descuido, podremos utilizar un truco clásico: el jugo de cebolla.

El color del oro volverá a su brillo natural si colocas sobre tus joyas un poco de zumo de cebolla, déjalo actuar durante un buen rato para luego sacarle brillo con un trapo suave de algodón.

Otro truco clásico y nada agresivo con tus joyas de oro es el de la pasta de dientes. Frota con un trapo limpio y suave e impregnado en un poco de pasta de dientes tus joyas de oro y también de plata. Puedes utilizar también un cepillo de cerdas suaves, te darás cuenta como en poco tiempo tus joyas vuelven a recuperar el color de siempre.

Para las manchas de óxido de nuestros cubiertos, por ejemplo, lo más efectivo es limpiarlas haciendo un poco de presión, con un corcho de botella en las zonas más afectadas. Aunque el óxido pueda ser difícil de eliminar, con este truco puedes eliminar el intenso aspecto de las manchas y que los cubiertos de plata vuelvan a recuperar el color perdido. Recuerda enjuagarlos bien después con un poco de jabón y agua templada y frotarlos bien con un trapo suave después.

Todos los objetos de plata, desde la joyería hasta las piezas bañadas o hechas en plata, con el paso del tiempo toman un color oscuro y negruzco. Este color no es producto de la oxidación ya que, la plata, al ser un metal noble, no reacciona del mismo modo que los demás elementos. 

Limpiar la plataLa plata y el platino son metales nobles, se les denomina así por la escasa interacción que tienen con otras sustancias. Aunque esto se produzca no quiere decir que no reaccionen ante determinadas sustancias. Por ejemplo, el azufre.

Cuando nos  encontramos la plata de este color negruzco se debe a la reacción del metal en contacto con el azufre que se encuentra en la atmósfera en forma de sulfuro de hidrógeno (H2S), un gas producto de la combustión entre el carbón y el petróleo.

Al reaccionar la plata con el azufre se  convierte en sulfuro de plata, empezando con pequeños puntos amarillos que luego cambian de aspecto y que es lo que da lugar a ese color negruzco que tienen nuestras joyas y objetos de plata con el paso del tiempo. Además, este color se intensifica todavía más ya que la luz del sol y la luz artificial agilizan este proceso, aumentando la temperatura del metal y facilitando la reacción con el azufre.

¿Cómo podemos limpiar la plata?

No es agradable ver como nuestros objetos de plata tienen este color negruzco, por lo que hay muchos métodos para limpiarla y recuperar el aspecto brillante inicial . Algunos de ellos emplean sustancias químicas y otros son remedios naturales.

La limpieza de la plata más común se realiza con productos especiales basados en químicos que reaccionan con el azufre de la plata y permiten recuperar su brillo del principio. Estos productos deben utilizarse con la máxima seguridad y protección en manos, ojos y cara, ya que son fuertemente abrasivos.

Generalmente, se sumerge el objeto de plata en una solución de este producto con agua y se deja actuar para luego frotar la pieza hasta dejarla completamente brillante.

Otros remedios naturales consisten en utilizar un abrasivo ligero, un poco de bicarbonato con un paño, aunque no debemos ejercer demasiada fuerza para no rallar la pieza.

Otro método fácil consiste en forrar con papel de aluminio un recipiente, llenarlo con agua caliente y, en él, disolver sal. Dejaremos los objetos de plata durante un tiempo. Habrá que esperar a que la temperatura del agua acelere la reacción de los iones de cloro de la sal, atacando la superficie del aluminio y permitiendo su oxidación. La plata que tengamos sulfurada se reducirá a plata metálica, ya que el azufre se habrá eliminado expulsándose al aire.