¡Cas Or en Facebook!

¡Cas Or en Twitter!

piedras preciosas

Cada vez es más habitual la venta de oro, plata, diamantes y otras piedras preciosas. Lo que para muchos era antes motivo de la casi clandestinidad, hoy en día, vender tus joyas, aunque también se hace por necesidad, mucho ya lo han convertido en una forma de inversión. Los metales y piedras preciosas parecen dar mejor resultados y seguridad que muchos otros productos clásicos de inversión. Si es la primera vez que vas a hacer una venta, debes tener claro estos aspectos. 

¿Pensando en vender tus piedras preciosas? Lee esto primeroTodas las piedras preciosas deben tener su certificado personal, certificado que se incluye junto a la propia joya en el momento de su compra y que habrá sido expedido por los organismos pertinentes y autorizados para certificar la autenticidad de las gemas, tales como la American Gem Society.

Sigue leyendo

¿Cuál es la piedra preciosa de tu mes de nacimiento?Para algunos es simple superstición, pero lo cierto es que la idea de que piedras preciosas concretas tienen que ver con el mes de nuestro nacimiento y tiene más significado y poder, ha pasado de abuelos, padres e hijos. Aunque los rubíes, las esmeraldas y los zafiros son, por lo general, las más conocidas entre las piedras preciosas, existen otras muchas. Apúntalas bien si estás pensando en comprar una joya que incluya la piedra preciosa correspondiente al mes de nacimiento de una persona. 

Sigue leyendo

Las piedras preciosas más famosas, sin contar con los diamantes, son los zafiros, los rubíes y las esmeraldas. Aunque ninguna piedra preciosa es perfecta (podríamos tardar mucho tiempo en encontrarla y seguramente sería extremadamente cara), ya que la mayoría tiene restos de otros minerales, la industria joyera las sigue considerando deseables teniendo en cuenta su alto coste. Te damos una sencilla guía a seguir para realizar una buena venta o compra de una piedra preciosa. 

Guía para una buena venta o compra de piedras preciosasA la hora de comprar una piedra preciosa y a la hora de vender una piedra preciosa (ten en cuenta que antes de producirse la venta, deberá examinarse correctamente por un especialista para que certifique su valor y autenticidad), tendremos que ponerle especial atención al color.

Sigue leyendo

Diamantes: los grandes competidores del oroUn pequeño número de inversores compiten por promocionar la inversión en diamantes frente al oro. Muy pronto esta nueva forma de inversión estará a disposición de todos aquellos inversionistas que quieran depositar su capital, de la misma manera que fue comercializado el oro: a través de fondos en bolsas. 

El comercio de diamantes está limitado en Estados Unidos a un limitado y elitista grupo de inversores que negocian con anillos de compromiso y otras joyas, pero los financieros de Nueva York, Londres, Suiza o Israel apoyan los diamantes como una inversión confiables a un público que cada vez puede ser más heterogéneo, siempre y cuando estén dispuestos a invertir dinero en fondos que estén respaldados por estos activos, como ya lo son con otros como el paladio o la plata.

Sigue leyendo

El diamante más caro de la historiaEn la casa de subastas Sotheby’s un coleccionista anónimo desembolsó la astronómica cifra de nueve millones de euros por un espectacular diamante amarillo de 110,03 quilates descubierto en Sudáfrica, convirtiéndose así en el diamante más caro de la historia.

En 2010 se descubrió en una mina de Sudáfrica la que sería un año después, la piedra más cara de la historia. Después de ser tallada por Cora International, uno de los diamantistas más importantes del mundo, se expuso en el Museo de Historia Natural de Londres y en el de Hong Kong. La pasada semana fue, finalmente, la principal venta en la casa Sotherby’s en Ginebra por una puja que alcanzó los 9,11 millones de euros, todo un record según la casa de joyería. 

El diamante fue apodado por los expertos como Sun Drop (Gota de Sol) por su color amarillo intenso de carácter excepcional y de una pureza WS1 debido a unas diminutas inclusiones sólo visibles con una lupa de 10 aumentos.

Aunque la cifra por la que fue vendida resulta espectacular, los expertos esperaban una puja de 11,32 millones de euros, anteriormente la casa Sotherby’s había conseguido otra astronómica cifra con un diamante de 13,83 quilates, que fue adjudicado por 2,45 millones de euros.

Nada se sabe del comprador, sólo que es un coleccionista particular que pujó por teléfono y que desea permanecer en el anonimato. Lo cierto es que puede sentirse afortunado, ya que la subasta atrajo a más de 150 personas en un lujoso hotel de Ginebra.

Imagen | La información

Fuente | The Guardian