¡Cas Or en Facebook!

¡Cas Or en Twitter!

precio oro blanco

El oro blanco es una aleación de oro con algún otro tipo de metal de color blanco como el níquel, el paladio o la plata. Para conseguir ese color brillante que tienen las piezas de joyería nada más comprarlas, se les recubre con una capa de rodio. Es una de las aleaciones más usadas en joyería. 

Pieza de oro blanco

El oro blanco es un metal muy ofrecido en joyerías en la actualidad. La razón el precio que puede llegar a ser las tres cuartas partes de lo que vale la misma cantidad de oro, y su parecido con otro metal que resulta muy atractivo pero que es bastante más caro: el platino.

En joyería siempre se ha buscado un metal que permitiese realizar combinaciones con otros metales y piedras preciosas, para que éstas al ser colocadas sobre la superficie brillante del metal, pudieran reflejar sus colores y formando un efecto “espejo” que pudiese dar la sensación de aumento del tamaño real de la gema.

Por eso, las más importantes joyas que se realizan hoy en día están realizadas en oro blanco ya que el platino, un metal que puede confundirse por su brillo y color con el oro blanco, es muy caro y más raro de encontrar. El oro blanco cumple a la perfección como su sustituto.

La industria joyera en los últimos años comercializa una aleación que se vende como oro blanco. Es una combinación de oro amarillo con otros metales de color blanco o plateado como el rodio, el platino, el paladio, el osmio o el iridio, aunque generalmente se combina el oro amarillo con el paladio.

Esta aleación no ha sido creada por el hombre, ya que en la naturaleza existe con el nombre de porpezita.

El oro blanco es brillante y tiene la suficiente dureza como para poder trabajarse en joyería, la única desventaja es que sus propiedades brillantes se pierden con el tiempo, y la pieza empieza a amarillear. Dependiendo del porcentaje de la aleación, la pieza se tenderá a amarillear con mayor o menor rapidez. Para evitarlo y que la pieza vuelva a recuperar su color original, el oro blanco vuelve a recubrirse con una capa de rodio que le vuelve a aportar el brillo perdido.

El oro blanco resulta una gran inversión. La cotización del metal está en sus momentos más altos. Las piezas de oro blanco al realizarse mediante una aleación de otros materiales más costos que el oro puro como el paladio o el platino, la pieza de oro blanco puede llegar a costar más que una de oro amarillo. La relación del coste superior puede llegar a estar entre un 5 y un 50 por ciento más sobre el precio de una pieza de oro amarillo, todo depende del material en el que se haya hecho la aleación.

Imagen | Dalvaston