¡Cas Or en Facebook!

¡Cas Or en Twitter!

simbología del oro

Durante siglos el oro ha sido motivo de disputas y luchas, pero también ha formado parte de lo sagrado y lo simbólico. Su brillo le ha concedido poderes ocultos y mágicos relacionados con los divino, pero en el ámbito de lo terrenal, también ha permitido la aparición de otras combinaciones de metales y de un rico lenguaje en diferentes culturas que gira en torno a este noble metal. 

Simbología del oroEn todas las civilizaciones y culturas las acepciones que ha tomado el oro giran en torno a su característico brillo y color. Así los Sabinos lo llamaban auson, haciendo referencia a la aurora del sol. En euskera es urre, que se vincula al caldeo urru, que significa “luz del día”, mismo sentido que adquiere el castellano oro, del latín aurum.

El oro ha estado muy presente en la medicina. Tal y cómo explicábamos en artículos anteriores, en China se creía que el oro producía la inmortalidad, una de las bases del taoísmo, y para conseguirla se comía y bebía en vajillas de oro, en las que se creía se alcanzaría la vida eterna.

Lo cierto es que, aunque no se alcance la inmortalidad con el oro, en 1890 Koch descubrió que un compuesto derivado del oro inhibía el crecimiento del bacilo que provocaba la tuberculosis. Hoy en día se emplean este tipo de compuestos como agentes terapéuticos contra tumores y otras muchas enfermedades como la artritis, el asma o la malaria.

La simbología del oro es una de las más antiguas. Ya en el siglo XIX, Dalton propuso un círculo con la G que formara la palabra Gold, que luego se referiría al oro. Aunque sin duda, el oro ya aparecía mucho antes en la civilización egipcia.

En los jeroglíficos egipcios, uno de los pictogramas hacía referencia a una concavidad, sobre la que recaían los rayos del sol y que podría representar el brillo del oro. Un hecho curioso si tenemos en cuenta que los egipcios no solía representar el brillo de las joyas. Algunos historiadores creen que se trata de una forma de cavidad en la que se lava el oro con agua en chorros, chorros que podrían estar representados por esos “rayos” que convergen en el tamiz. Más tarde, si que se encontraron representaciones de oro en las joyas de las diferentes dinastías como collares de cuentas, simbología que va asociándose más con la imagen que hoy en día tenemos del oro como poder y lujo.

En los pictogramas asirios y babilonios, el oro se asociaba con las estrellas brillantes del cielo y con el sol, haciendo relación con el brillo del oro. De hecho, ya en la alquimia griega, el oro se representaba por un círculo con dos rayos tangentes y concurrentes en un punto. Los rayos serían los hilos del metal.

Imagen | Izad